Cuando viajamos por España, nos solemos llevar a Lola, nuestra perrita. No siempre es fácil encontrar un hotel que acepte perros, así que durante nuestra ruta por Normandía nos llamó mucho la atención ver perros en algunos hoteles. A continuación descubre la lista de los hoteles dog friendly (amigos de los perros).

  • Agregar a marcador
1.

Le Landemer

¡El lugar es increíble! Un fin del mundo precioso, con vistas espectaculares a un mar que, cuando está con marea baja, te permite descubrir rocas y algas malvas, doradas o verdes… ¡El hotel restaurante es ideal! Salvaje y sofisticado, cuenta con diez habitaciones con preciosas panorámicas. Disfrutamos mucho de la cena. La cocina de Hendrik es moderna y deliciosa, y se inspira en sus encuentros con los productores. Nos llamó la atención que los platos fueran tan innovadores y tradicionales a la vez. El ambiente sencillo y su ventanal nos sumergieron directamente en el mar. ¡Aquí nos alegró ver algún que otro perrito!

Datos prácticos

Le Landemer
Laurent Blaise
2, rue des Douanes
50460 Urville-Nacqueville

2.

La Manoir du Lys

En el fondo del bosque de Andaines, en Bagnoles de l’Orne, cerca del campo de golf y de las termas, se encuentra esta magnífica casa de caza. Al descubrirla, en seguida nos dimos cuenta de que era un lugar para descansar y relajarnos. El bretón que nos cruzamos en el hall al llegar lo descubrió tan rápido como nosotros. Habitaciones amplias, tumbonas rodeando la piscina y la maravillosa cocina de Franck; un chef con estrella Michelin. Nos enteramos de que ofrecen actividades durante todo el año. Talleres de cocina, recogida de champiñones, pícnics y cata enológica con Yvon. ¡Qué pena no poder quedarnos una semana entera!

Datos prácticos

Le Manoir du Lys
Stéphanie Lebailly et Franck Quinton
Route de Juvigny- La Croix Gauthier
61140 Bagnoles de l’Orne

3.

La Manoir de la Poterie

Entre Deauville y Honfleur, esta casa solariega está rodeada de un maravilloso jardín con manzanos y preciosas flores que se extienden hasta la playa. «¡Son agapantos! ¡Qué bonitos!», subrayó Carmen. La naturaleza está omnipresente. ¡No me extraña que acepten a los perros! Entramados de madera, hamacas, un brasero para disfrutar de largas veladas en el parque, todo está hecho para pasar buenos momentos. ¡Y qué vistas sobre la bahía del Sena! ¡Una maravilla!

La Manoir de la Poterie
© Manoir de la Poterie

Datos prácticos

Le Manoir de la Poterie
Ludovic Crosnier
Chemin Paul Ruel
14113 Cricqueboeuf

4.

El Castillo de Sissi

¡Qué sorpresa cuando nos contaron su historia! Este auténtico castillo del siglo XVIII relata la historia de la emperatriz Elisabeth de Austria que vino a pasar aquí el verano de 1875.  «¡Qué bonito! ¡Es de postal! », dijo Carmen emocionada. Un castillo rosa y elegante al borde del pueblecito de Sassetot-le-Mauconduit. ¡Impresionante! Muy cerca de la playa de Petites Dalles, de Fécamp y de Étretat. ¡Un entorno bucólico para vivir a cuerpo de rey acompañado de tu perrito!

Datos prácticos

Château de Sissi
Jean-Philippe Renaudat
Rue Elisabeth d'Autriche
76540 Sassetot-Le-Mauconduit

5.

El Castillo de Connelles

Situado en tierras impresionistas, a dos pasos del castillo Gaillard, dormimos en este bonito molino que ha estado activo hasta hace poco más de un siglo. Su fachada de entramados azules, sus dameros de piedra blanca y de sílex, y sus torrecillas le daban un toque de elegancia. Cenamos a la luz de las velas mirando cómo el río fluía bajo nuestros pies. Un perro se estiraba debajo de una mesa. ¡Fue una velada perfecta! Al acabar de cenar subimos a una habitación que tenía una decoración que combinaba con muy buen gusto elementos antiguos con modernos. «¿Habías visto la piscina exterior?»,  me dijo Carmen mirando por la ventana. Estaba escondida en una pequeña isla… ¡De cuento total!

El Castillo de Connelles
© D. Dumas

Datos prácticos

Le Moulin de Connelles
Karine Petiteau
Route d’Amfreville sous les Monts
27430 Connelles

Ver el mapa