Sabemos que el visitante no viaja sin rumbo. Prepara su estancia y elige su destino por sus valores, lo que le diferencia de otros destinos y lo convierte en único. Ese lugar es el escogido para vivir una experiencia excepcional porque responde a las propias aspiraciones y motivaciones del viajero. Entonces, ¿por qué ir a Normandía?

Aquí, en Turismo de Normandía, con nuestros compañeros, esta pregunta nos la hacemos diariamente. He aquí la conclusión a la que hemos llegado: porque es una tierra de libertad, de autenticidad y de intercambio. Estos tres valores definen el ADN normando.  

© Olivier A. – Fotolia.com
enfant-avec-jumelle

Este viento de libertad sopla sobre las costas y el campo normando. Esta gran apertura al mar permite desconectar. Esta cápsula yodada es la promesa de una maravillosa estancia para sacarnos de nuestro día a día y del ritmo «metro, trabajo, dormir» que seguimos diariamente. Con los pies en el agua, nos sentimos como un marinero, ¡listo para enfrentarse a los elementos para sentirse de nuevo vivo! Aquí, tenemos la suerte de tener inmensos espacios naturales protegidos. Nos ofrecen puntos de vista espectaculares y una luz que no existe en ningún otro sitio. Este espacio de recreo, inmenso, es un lugar de expresión adaptado ideal para los deportistas, principiantes o expertos, que pueden disfrutar y recuperar fuerzas. Todos venimos en búsqueda de ese estado de bienestar. Normandía es un retorno a lo orígenes.

© Gregory Wait – Calvados Attractivité
Balade à velo en famille dans le Calvados

Una libertad relacionada con nuestra historia, la del Desembarco y la de la Batalla de Normandía, que está grabada en la piedra y en nuestras carnes. Las generaciones de nuestros padres y de nuestros abuelos, los testigos de esta época, están presentes para contarlo. Esta tierra simboliza la paz, la de los pueblos que, cada año, se reúnen para no olvidar nunca que la libertad tiene un coste, el que han pagado los hombres armados de todas las naciones, y los civiles de nuestra región, para todos nosotros. Nos gusta escuchar, contar esta historia común y, sobre todo, nos apasiona transmitirla. Hay, también, otras historias como la de los Duques de Normandía, la herencia de estos Hombres del Norte, indisociables de todas estas generaciones de constructores que nos legaron un patrimonio de excepción.

En Normandía, tenemos mucho apego a la tradición artesanal y a los saberes ancestrales. Esta excelencia normanda y este arte de vivir se exportan al mundo entero. Y lo podemos decir bien alto: nos enorgullece. Nos gusta reunirnos para compartir buenos momentos, para homenajear a nuestros artesanos, nuestros productores y nuestra gastronomía. ¡Sí, el normando tiene el sentido de la fiesta! Tanto si es tradicional como si es musical, es la oportunidad de recordar nuestro apego a estas raíces y nos confiere nuestra autenticidad

© Julien Tack
Fête médiévale

En estos momentos en que surgen en el mundo iniciativas individuales o colectivas para conservar los recursos del planeta, Normandía se compromete de manera colectiva para preparar el turismo sostenible del futuro. Nuestra responsabilidad es acompañar a los profesionales para mejorar las ofertas turísticas y hacer que sean más responsables. Estas iniciativas verdes nos permitirán gestionar mejor los flujos turísticos y ofrecer alternativas para limitar el impacto del turismo de masas en nuestros distintos ecosistemas. Proponer estancias en Normandía sin coche es uno de los retos para responder a la demanda de las nuevas generaciones, el público del mañana. Nuestro objetivo es acoger a estos visitantes que, en los próximos años, se pasearán por Normandía y pensarán: «¡Ah! ¡Aquí han entendido la emergencia!».

En Turismo de Normandía, Danielle, Séverine, Clélia, Eva, Alison, Clément, Alex, François, Christine, Nathalie, Marie-Gabrielle, Michael, Sylvie, Sabine, Émilie, Ben, Valérie, Édouard, Nadia, Laurent, Laëtitia, Romane, Alice, Estelle, Liliana, Dominique, Christine, Nathalie, Fabienne, Grégory, Éloïse, Christelle, Sylvie y Philippe, compartimos todos estos valores y estas diferencias, y nuestro deseo es transmitirlos, hacer irradiar Normandía a Francia y a el mundo entero a través de experiencias únicas y encuentros memorables.