Bagnoles-de-l’Orne es un pueblo lleno de curvas. Su arquitectura de estilo de la Belle Époque, su lago, el río Vée, sus sauces llorones, sus puentes y su hipódromo confieren a este lugar un ambiente relajante. Bagnoles es un pueblo que invita al descanso y a la relajación, un rincón ideal para reponer energía. 

Desde las aguas a 26°C de las termas hasta los caminos que surcan el bosque de Andaine, los encantos locales se desvelan bajo el lema del bienestar y de la diversión. Deportivos o culturales, los encuentros en Bagnoles son una delicia en cualquier temporada.

Los juglares del siglo XII no se equivocaron inspirándose en este lugar encantador para una de las más bellas leyendas: la de Lancelot del Lago y de los caballeros de las Mesa Redonda. Tallada en gres, salpicada de rosas y hortensias, la bonita cita de hoy en día desvela sus secretos, las de la epopeya artúrica y el descubrimiento de la Fuente y de la Roc au Chien (la roca del Perro).

Las únicas termas del noroeste de Francia

Famille à Bagnoles-de-l'Orne

Qué ver

Visitas imprescindibles

  • Las Termas y el B’O Thermes
  • El arboretum del parque del Castillo
  • El Casino

Las vías verdes más bellas en familia

Las vías verdes más bellas en familia

Prepara tu fin de semana o tus vacaciones en Bagnoles-de-l’Orne