Cuando aprieta el calor en Normandía, te toca buscar alternativas para ocupar a los niños. Durante nuestro viaje en familia, tuvimos unos días de calor así que nos pusimos a descubrir algunos sitios que nos permitieran refrescarnos después de las visitas. Te damos nuestros consejos y algunas pistas.

Nadar en una piscina de agua de mar

La bahía del Monte Saint-Michel es el teatro de las mareas más grandes de la Europa continental. A veces, el mar se retira muchísimo. Al llegar, Pablo me dijo, todo preocupado: «Pero mamá, ¿cómo nos vamos a bañar? ¡Mira donde está el mar!». ¡Que no cunda el pánico! Con una sonrisa, señalé con el dedo las piscinas naturales y se fueron corriendo hacia ellas. Por fin, ¡nos pudimos remojar! Existen varias en la costa normanda, en Granville, Donville-les-Bains, o en Saint-Pair-Sur-Mer.

Tirarse por un tobogán gigante en un lago

¿Estás ya en Normandía? En la página web de secrets-normands.com encontrarás actividades atractivas cerca de ti, buenas direcciones secretas que solo conocen los habitantes del lugar… Para refrescarnos, ¡Pauline aconsejaba tirarse por un tobogán con amerizaje! Seguimos sus recomendaciones y ¡fue un acierto! Nos encantó.

Disfrutar en una piscina biológica al aire libre

En el Sur de Normandía, descubrimos unas piscinas muy saludables. Nos sumergimos en las aguas puras sin cloro (reemplazado por plantas acuáticas) de las piscinas de Rugles. Los niños pudieron nadar bajo el agua. Aquí, «¡Ni huele a cloro ni pican los ojos!», decía Álvaro. ¡Qué bien!

Explorar el mundo subterráneo

En el corazón del boscaje normando, descubrimos el mundo subterráneo y el de la capa freática en el Souterroscope des ardoisières. Esta antigua cantera de pizarra nos impresionó. El recorrido bajo tierra está acompañado de juegos de luces espectaculares. «¡Qué fresquito hace!», decían los niños. ¡12°C! Menos mal que lo habíamos previsto y llevábamos ropa adecuada para mantener el calor y zapatos cerrados.

Comer un buen helado artesanal

¿Dónde comer un helado artesanal? No hablamos de un simple helado sino DEL helado que recordarás durante mucho tiempo.  Esa experiencia la vivimos en el bonito pueblo de Honfleur, pero existe también la posibilidad de tomarse un helado artesanal directamente en las granjas. ¡Una maravilla!

Petits pots de glaces Fraicheurs d'Idoine
© Fraicheurs d’Idoine

Admirar la cascada más grande del oeste de Francia

¡Con sus 25 m de alto, la gran cascada de Mortain es la más grande del oeste de Francia! Para verla, nos fuimos de excursión por el circuito de las cascadas, por un bosque frondoso siguiendo el río Cançon. Un paseo refrescante que hicimos sin darnos cuenta disfrutando del paisaje y protegidos del sol gracias a las copas de los árboles. Nos sentamos en enormes rocas frente a la gran cascada para contemplar el espectáculo.

Visitar un edificio religioso para disfrutar del frescor del lugar

Un poco de cultura, ¡no hace daño a nadie! Llevábamos dos horas pateando Rouen y decidimos visitar la Catedral de Rouen. «¡Qué fresquito más bueno! », susurraban los niños. Pudimos aprovechar la visita para descansar del calor.

En los alrededores

Le Havre église Saint-Joseph
Eglise St Joseph © Pierre Jeanson

Pasearse por un bonito bosque

Sí, ¡pero no cualquiera! Nos acercamos al bosque estatal de Lyons la Forêt, considerado como uno de los mejores hayedos de Francia, si no de Europa. Empezamos un paseo refrescante en un paisaje frondoso. «¿Os habéis fijado en los rayos del sol que se filtran entre las hojas? Qué bonito, ¿no?», les dije a los niños. Fue, también, la ocasión de parar en Lyons-La-Forêt, clasificado como uno de los pueblos más bellos de Francia. ¡Un pueblo precioso, muy bien conservado!

Zarpar en el Marité

Otra opción es acercarse al mar y, por qué no, zarpar en un barco de leyenda para descubrir la bahía de Granville o las islas Chausey. Este barco con mucha historia, Le Marité, es el último barco francés de los que iban a Terranova que aún sigue navegando. ¡Una experiencia refrescante en alta mar!

Vestirse con ropa ligera de lino

Cuando hace mucho calor, es preferible optar por ropa amplia. Suelen aconsejar los tejidos naturales como el lino. Resulta que Normandía suministra el 50% de la producción mundial de fibras de lino de calidad. Cruzamos la puerta de alguna de sus tiendas: Isa Lin créations o La vitrine du lin. ¡Nos encantaron!

Nuestras 5 piscinas favoritas

Nuestras 5 piscinas favoritas

Los mejores helados artesanales de Normandía

Los mejores helados artesanales de Normandía

¡Los bares de playa a los que hay que ir!

¡Los bares de playa a los que hay que ir!

  • Agregar a marcador