Normandía, cuna del Impresionismo, inspiró a un gran número de artistas gracias a sus colores y su luz cambiante. A partir de finales del siglo XIX y durante varias décadas, los pintores se convirtieron en asiduos visitantes por todo el territorio normando para dibujar sus paisajes.

El estanque de nenúfares – Giverny
 

Durante más de 40 años, Claude Monet se inspiró en los jardines de su casa de Giverny para pintar sus más grandes obras. Una serie de unos 250 lienzos está dedicada a los nenúfares. 

© Eric Benard

Rouen

Los pintores impresionistas se quedaron impactados por la catedral (Monet realizó una serie de 30 lienzos) de Rouen pero también por las vistas sobre la ciudad y el río Sena desde la cuesta Saint-Catherine en Bonsecours.

© Séverine Frères

Le Havre

Impresión, sol naciente, pintado por Claude Monet, fue la obra que dio el nombre a la corriente impresionista. Le Havre es, por lo tanto, la cuna de esta corriente y será pintada a partir de entonces por numerosos artistas como Pissarro, Boudin o Dufy.

© Gregory Cassiau – Les Escapades

Honfleur

A partir de 1820, los pintores románticos se sintieron atraídos por Honfleur. Posteriormente, desde 1860 Eugène Boudin reunió a sus amigos pintores en el albergue Saint-Siméon. Entre ellos, se encontraban Monet, Jongkind o Courbet, entre otros.

© Sabina Lorkin – Anibas Photography

Descubriendo al verdadero Monet

Descubriendo al verdadero Monet

Despierta tu paladar al gusto de Claude monet

Despierta tu paladar al gusto de Claude monet