• Agregar a marcador

Dos amigos, Max y Enzo, se juntaron una tarde en el pueblo de Ecausseville, en la provincia de la Manche, para probar una actividad extraordinaria: el Aeroplume. Con la ayuda de Antoine, el monitor, pasaron un momento inolvidable a varios metros del suelo. 

Con Enzo, nos fuimos a Ecausseville para probar una actividad única en el mundo: ¡el Aeroplume! En un hangar de dirigibles construido durante la Primera Guerra mundial, atado a un gran globo lleno de helio, mueves las « alas » para desplazarte por los aires. ¡Una experiencia mágica!

Frente a un gigante

Hangar de dirigibles en Ecausseville
Hangar de dirigibles en Ecausseville © Coraline et Léo

13h. Junto a Enzo, llegamos al pueblo de Ecausseville. A lo lejos, vimos aparecer progresivamente el lugar de nuestra cita. Se trataba del hangar de dirigibles. Fuimos a probar una actividad fuera de lo común: el Aeroplume. De cerca, el edificio es aún más impresionante. Se trata de una enorme nave situada en pleno campo salpicado de vacas que pastan. Ninguna duda, estamos en el lugar correcto. Pasamos por el museo que cuenta los 100 años de historia del hangar lo que nos sumerge definitivamente en el ambiente.   

Aeroplume en Ecausseville
Aeroplume en Ecausseville © Coraline et Léo

Antoine, el monitor de Aeroplume, nos esperaba en la puerta de entrada. Él se iba a encargar de iniciarnos a esta actividad. Con una sonrisa, nos dio la bienvenida y nos hizo pasar. Desde el inicio, con Enzo, nos impactó la superficie del lugar: « 150 m de largo, 31 m de alto y 40 m de ancho », nos contó Antoine. Una catedral de hormigón dedicado a los dirigibles en la que nos sentimos muy pequeños… Un poco de historia: construido por la Marina nacional francesa durante la Primera Guerra mundial, este hangar albergaba dirigibles dedicados a la lucha contra los submarinos alemanes. Después, durante la ocupación, sirvió de zona de almacenamiento para los Alemanes. Una vez terminó la guerra, los Aliados lo acondicionaron como un garaje para piezas de repuesto. Hubo que esperar a los años 60 para que el edificio volviera a ser « francés » y sirvió para la creación de globos para ensayos nucleares. A nuestro alrededor, los numerosos graffitis que dejaron los militares franceses, alemanes y americanos testifican de este rico pasado. 

Vuelo en el Aeroplume en Ecausseville
Vuelo en el Aeroplume en Ecausseville © Coraline et Léo

Frente a nosotros, dos mini-dirigibles equipados. Fui el primero en lanzarme. « Te vas a tumbar en la funda que sirve de arnés y agarrar las asas de las alas », me indicaba Antoine. Seguí sus indicaciones y soltó un poco el globo para encontrar « el equilibrio aerostático », el punto en el que flota en el aire. Pocos segundos después, tuve la sensación de flotar. Después de haber escuchado las consignas para avanzar, ir hacia atrás y subir, estaba listo para volar. Lentamente, empecé a despegar del suelo. Como un pájaro, volaba hacia el fondo del hangar. ¡Qué sensación! Tenía la impresión de nadar en los aires. « Te apañas bien », me lanzó Antoine mientras equipaba a Enzo que se moría de impaciencia para probarlo. Abajo los dos parecían minúsculos. Una sensación de calma y serenidad empezaba a invadirme. Cada vez más cómodo, me dirigí hacia ellos. Enzo empezó a volar y llegar a mi altura. Como dos acróbatas, ¡pasábamos uno por encima del otro! « Enhorabuena chicos, ¡habéis logrado vuestro título de plumonautas! », sonreía Antoine.

Mientras se alejaba mi amigo hacia el fondo del hangar aprendiendo a controlar su nuevo equipamiento, empezaba a bajar progresivamente. Después de unos instantes, me posé. « Tengo muchas ganas de volver a hacerlo », fue lo primero que le dije a Antoine al llegar a donde se encontraba. Fue genial, ¡realicé uno de mis sueños!

ECAUSSEVILLE

Situado en la provincia de la Manche, en el corazón del Parque natural regional de las Marismas del Cotentin y del Bessin, a unos treinta kilómetros de Cherbourg, este pueblo tiene una especialidad local: un hangar para dirigibles de la Primera Guerra mundial. Clasificado como Monumento Histórico desde 2003, este espacio propone vuelos en Aeroplume.

Hangar de dirigibles en Ecausseville © Coraline et Léo © Coraline et Léo

No te pierdas

Hangar de dirigibles de Ecausseville
La Bazirerie
50310 Écausseville
[email protected] 
Tel: 00 33 6 41 98 32 97
www.aeroplume.fr

Museo del Hangar de dirigibles
www.aerobase.fr

Fechas 2023

Durante las vacaciones escolares francesas de julio y agosto.

Todos los días. Reserva aconsejada. 

Vacaciones de Todos los Santos francesas: del sábado 21 de octubre al domingo 5 de noviembre de 2023.

Apertura fuera de estos periodos para grupos. Únicamente bajo reserva.

Tarifas 2023

60 € por vuelo y por persona (tarifa única).

Datos prácticos

Duración de 30 minutos en total. El vuelo dura 20 minutos.

Conocer su peso antes de hacer la reserva. Limitado a 90 kg.

¿Dónde comer?

Bistrot 44
2 rue Eisenhower
50480 Sainte-Mère-Église
www.facebook.com/people/Bistrot-44

Admiten perros.

Antoine

Monitor de Aeroplume


Antoine forma parte de la asociación Aérosculpture y te permite descubrir, con total seguridad, los placeres del Aeroplume.