Situada en el estuario del Dives, Cabourg es un destino de playa popular famoso por sus 4 km de arena fina y el ambiente de la belle époque que hizo famoso Marcel Proust. 

Un pueblo costero lleno de encanto

Las casas de la alta burguesía y de la aristocracia parisina de principios del siglo XX alimentan el encanto de esta pequeña ciudad que se organiza alrededor del Casino y del imprescindible Gran Hotel con sus ventanales descritos maravillosamente por Proust en su libro En busca del tiempo perdido.

A pesar de la recesión entre las dos guerras mundiales, los artistas más importantes siguieron viniendo a actuar en Cabourg. En 1956, Bruno Coquatrix, director del famoso music-hall parisino Olympia, asumió la dirección del Casino de Cabourg. Piaf, Bécaud, Aznavour… todos participaron en la creación de la historia de la ciudad. Cabourg es una etapa imprescindible del romanticismo normando.

Qué ver en cabourg

El Grand Hôtel: Marcel Proust fue uno de sus fieles clientes entre 1907 y 1914.

Marcel Proust visitó Cabourg muy a menudo entre 1907 y 1914

Playa de Cabourg © Thierry Houyel
Playa de Cabourg
Plage de Cabourg

El hipódromo: En verano, las carreras de caballos tienen la peculiaridad de desarrollarse de noche.

El Casino: Todo el encanto de los años 1900 al servicio de la magia del juego.

© Julien Tack
Courses nocturnes à l'hippodrome de Cabourg

Visitas que no te puedes perder

  • El Casino
  • El Grand hôtel
  • El hipódromo de Cabourg