Los espacios salvajes de la provincia del Cotentin inspiraron a Millet en sus primeras incursiones en el Impresionismo.Unos años después de él, un puñado de pintores vanguardistas como Boudins, Renoir o Signac, sacaron sus paletas y sus caballetes al aire libre en esta región poco concurrida por artistas en aquel entonces. Con este espíritu curioso y estas ganas de salir de ruta, nos vamos de escapada impresionista en un viaje que nos llevará desde Caen hasta la provincia del Cotentin. 

Desde Caen hasta Bayeux 

Tableau de Paul Signac, le phare de Gatteville, huile sur toile
Paul Signac, Le phare de Gatteville, huile sur carton, v. 1934, Musée Thomas Henry Cherbourg
© Musée Thomas Henry

La ruta empieza en el castillo de Caen, donde el museo de Bellas Artes alberga una bonita colección impresionista con obras de Monet, Courbet o Bonnard, así como las de Stanislas Lepine, paisajista sutil que participó en la primera exposición de los impresionistas en 1874 y que regresaba cada verano a Caen. El Impresionismo es también expresión de emociones contemporáneas. Colócate delante de los lienzos de la americana Joan Mitchell. Su tratamiento del color y la sensibilidad de su pintura la identifican como una de las seguidoras de Monet. ¡Dan ganas de visitar la Artothèque para explorar mejor la creación contemporánea! 

Después de una vuelta por el valle de los jardines para disfrutar de las peonías y de los rosales, a la sombra de un arce, salimos hacia Bayeux y su museo de Arte e Historia Baron Gérard, situado dentro del espléndido palacete episcopal, donde podemos ver cuadros de Boudin y Caillebotte, como Retratos en el campo Paisajes en Argenteuil. 

El Cotentin, tierra salvaje 

Cap de la Hague
© Ted 007 Fotolia.com

Esta península normanda transmite una sensación de fin del mundo. Playas de arena dorada se alternan con calitas de rocas oscuras y extensas landas salvajes. En Saint-Vaast-la-Hougue, párate en una terraza frente a la islita de Tatihou y sus bancos de ostras. Prueba este arte de vivir como lo hicieron Guillemet o Boudin, que nunca se cansaron del espectáculo de las nubes que recorren el cielo por encima de las mareas. Un poco más al norte, Barfleur, conocido como la perla del Valle de Saire, es, sin duda, uno de de los puertos más bellos de la provincia de la Manche. Signac pintó ahí El Faro de Gatteville. Después de subir sus 365 peldaños puedes disfrutar de unas vistas impactantes sobre el paisaje que le rodea, dulce e intenso a la vez. Es hora de continuar la aventura hacia el cabo de la Hague. Una escala gourmet y relajante en Erguillère o en Landemer, dos pueblos costeros que nos acercan al universo de Jean-François Millet. 

Un taller frente al mar 

Entre brezos y juncos, en la conocida como pequeña Irlanda, nace y crece Millet, el autor del famoso Ángelus (que se puede admirar en el museo de Orsay). Siguiendo el sendero del litoral o caminando a través del campo relajante, se pueden sentir las impresiones que marcaron la vida y los lienzos del pintor. Jefe de filas del realismo junto con Courbet, Millet abrió el camino al Impresionismo. Entra en su casa natal, donde vivió toda su infancia y observa sus dibujos originales, los testimonios de su juventud, así como los objetos cotidianos del mundo agrícola que le gustaba pintar. Para sumergirse en su obra, basta con ir al museo Thomas Henry en Cherbourg. En él se puede admirar, después de Orsay, la mayor colección de lienzos de Millet, aunque también encontrarás otras sorpresas, como obras de Fra Angelico, Poussin, David o de artistas de la península de Cotentin del siglo XIX como Fréret, uno de los primeros paisajistas en colocar su caballete en La Hague. Estamos al inicio de un gran viaje artístico, cuando dejamos esta ruta cautivadora. 

Instante de felicidad

Instalarse en un café de Barfleur y observar la animación del puertecito normando a la hora en la que los marineros desembarcan las famosas rubias de Barfleur, mejillones pescados en alta mar, constituye un placer que hay que disfrutar de manera relajada. Aprovecha esta inmersión local paseando entre las casas de granito, a la sombra de la iglesia Saint-Nicolas, que fue pintada por Signac, quien vivió cinco años en este pueblo pintoresco, de forma intermitente. 

datos prácticos

Museo de Bellas Artes de Caen
Le Château
14 000 Caen
00 33 2 31 30 47 70
mba.caen.fr
 
L’arthotèque
Espacio de arte contemporáneo de Caen
Palais ducal, Impasse Duc Rollon
14 000 Caen
00 33 2 31 85 69 73
artotheque-caen.net
 
Museo de Arte e Historia Baron Gérard
37 rue du Bienvenu
14 400 Bayeux
00 33 2 31 92 14 21
bayeuxmuseum.com
 
Hotel l’Erguillère
Hotel y salón de té
Port Racine
50 440 La Hague
00 33 2 33 52 75 31
hotel-lerguillere.com
 
Hotel-Restaurante Le Landemer
2 rue des douanes
50 460 La Hague
00 33 2 33 04 05 10
le-landemer.com
 
Casa de infancia de Millet
Hameau de Gruchy
Gréville Hague
50 440 La Hague
00 33 2 33 01 81 91
 
Museo Thomas Henry
Le Quasar, esplanade de la laïcité
50 100 Cherbourg-en-Cotentin
00 33 2 33 23 39 30
cherbourg.fr

Redactado por Vinciane Laumonier

Los paisajes pintados por los impresionistas

Los paisajes pintados por los impresionistas

  • Agregar a marcador