Qué ver en Alençon

Capital de la provincia del Orne, Alençon es conocida mundialmente por sus trabajos de encaje. Un punto tradicional clasificado como patrimonio inmaterial de la humanidad por la Unesco.

No te pierdas

> Museo de Bellas Artes y del Encaje: Durante mucho tiempo, conservada como un secreto, la técnica del encaje del "Punto de Alençon" es única en el mundo. Este encaje proporciona a la ciudad parte de su identidad y representa hoy en día una cierta idea de excelencia. Orgulloso de este patrimonio excepcional, Alençon usa su encaje sobre soportes originales como mobiliario urbano y postales para que todos disfruten de este delicado arte. Instalado en el antiguo colegio de Jesuitas, el Museo de Bellas Artes y del Encaje reúne el patrimonio pictórico, de encajes y de etnología camboyana. Este patrimonio, que comienza a recogerse a partir de 1857, permite, entre otras cosas, seguir la historia de los encajes de Francia y de Europa.

> La prefectura (calle Saint-Blaise): antiguo palacete de Guise, construido hacia 1630, en un puro estilo Louis XIII, con sus ladrillos rosas y sus armaduras metálicas con granito de Hertré.

> El Ayuntamiento (plaza Foch): construido entre 1783 y 1788 por el arquitecto Delarue.

> La iglesia de Notre-Dame: nave del siglo XVI que contiene un magnífico portal flamígero de principios del siglo XVI así como preciosas vidrieras (1530). El coro y el campanario fuero reconstruidos a medidaos del siglo XVIII después de un incendio. El pórtico, compuesto por 3 arcadas, ofrece 3 decorados de finos detalles: el del centro tiene siete estatuas que representan la Transfiguración, la de San Juan está de espaldas a la calle.

> La Casa de Ozé (Plaza Lamagdelaine) : del siglo XV, pertenecía a la familia le Coustelier, hoy en día, alberga la Oficina de Turismo.

> El Castillo de los Duques (de los siglos XIV y XV): en la plaza Foch, todavía imponente con sus masivas torres que enmarcan la puerta de la actual carcel.

> La biblioteca municipal (calle de Collège): está situada en la antigua capilla del colegio de los Jesuitas. En el interior, la carpintería del siglo XVIII viene de la Abadía de Val Dieu.

> El Tribunal de Comercio (calle de Bercail): con su torrecilla poligonal, se trata de una elegante construcción de la segunda mitad del siglo XV que fue a partir de 1640 la sede de la oficina de las Finanzas. Balzac la describe en "el Gabinete de los Antiguos".

> La Halle au Blé: monumento emblemático de la ciudad, este edificio circular fue construido entre 1811 y 1819.

> El barrio Saint-Léonard: es el barrio del viejo Alençon tal y como se desarrolló en la Edad Media, en círculos concéntricos a partir de la esquina de Etaux. Los paseantes pueden admirar múltiples fachadas, ventanas, escaleras, balcones de hierro forjado que llenan de encantos sus viejas calles.

> La Capilla Notre-Dame de Lorette: en el barrio de Montsort, construida hacia 1680, esta capilla merece una visita.

> Museo del Encaje "el punto de Alençon": presentación de la historia del punto de Alençon y exposición de todos los encajes de Francia.

> La Casa Natal de Santa Teresa de Jesus (calle Saint-Blaise): visita de la habitación en la que nació Teresa Martin el 2 de enero de 1873 y de la Capilla contigüa a la casa.

> Bagnoles de l'Orne: Al oeste de Alençon, Bagnoles es la Ciudad del equilibrio y del hedonismo escondido en el corazón del Parque Natural Regional Normandie-Maine, Bagnoles de l'Orne es considerada, desde hace siglos, como un verdadero paraiso.

Más información

Qué ver en los alrededores de Alençon