En el corazón del Cotentin, este pequeño puerto de pesca es uno de los más pintorescos de la provincia de la Manche. Aquí se degustan los famosos Mejillones de Barfleur, pescados en alta mar.

Un pueblo pesquero con encanto

Port de Barfleur dans le Cotentin
Puerto de Barfleur © Olivier Magherini – Fotolia.com

Casas de granito, pequeños restaurantes en el puerto, iglesia atípica… Nada estropea el encanto de Barfleur. La iglesia y su gruesa silueta, casi fortificada, tiene la peculiaridad de tener una capilla con un domo octogonal y un campanario sin flecha. Para disfrutar de una imersión más completa en la vida y el ritmo local,no te puedes perder la llegada del pescado al muelle.

En las cercanías, se encuentran el imponente faro de Gatteville, el segundo faro más alto de Francia. El crítico gastronómico Jean-Luc Petitrenaud no se equivocó. Enamorado de Barfleur, se compró una casa aquí.

El mejillón salvaje DE Barfleur

La gran mayoría de los mejillones disponibles en el comercio vienen de criaderos. Pero existen yacimientos naturales, en el este del Cotentin: los mejillones de Barfleur, de Ravenoville. Se pescan con barcos. La variedad conocida como la « rubia de Barfleur se beneficia desde hace varios años del sello de calidad Moule de Barfleur Normandie fraîcheur mer. Desgraciadamente, desde hace unos años, no se puede pescar… pero esperemos verlo pronto en los puestos de los mercados normandos.

En todo caso, siempre puedes degustar pescados y mariscos en los pequeños restaurantes situados frente al puerto de Barfleur.

Visitas que no te puedes perder

  • El puerto de Barfleur
  • El faro de Gatteville