Normandía se beneficia de una luminosidad excepcional y la del otoño permite descubrir unos paisajes normandos transformados. Un momento especial para observar estas variaciones de luz que les da más profundidad e intensidad a los colores de la naturaleza.

Paseos en el bosque

¡Los bosques son auténticos tesoros en otoño! Los amarillos, los naranjas y los rojos dan vida a estos decorados, un verdadero placer para los ojos. Durante un paseo, siempre es posible recoger unas castañas.

Paseos a orillas del río Sena

En estos momentos, los meandros del río Sena se enrojecen y son igual de maravillosos que durante el verano.

Descubre la cara otoñal de los pueblos normandos

Recorrer los pueblos típicos es un auténtico placer en esta atmósfera otoñal. El follaje amarillo, naranja y rojo cubre las paredes de las casas e invade los jardines.

¡Rumbo a la costa!

En las costas de la Manche, admira el contraste del mar con los acantilados. Los colores de la naturaleza son más impactantes y dan un encanto particular a las orillas del mar.

nO TE PIERDAS

Fotos de Normandía