Durante nuestra estancia Carmen no paraba de decir: «¡Hay tantas cosas que no te puedes perder en Normandía!». Y tenía razón, hay grandes clásicos que tienes que incluir en tu recorrido. Si solo vas a estar 4 días por esta región, te proponemos una ruta que te acercará a las visitas imprescindibles.

  • Agregar a marcador
1.

1er DÍA

Después de detenernos en Vernon y fotografiar el famoso molino suspendido, nos dirigimos hacia Giverny, el bonito pueblo en el que Claude Monet se instaló con su familia. A pesar de los numerosos visitantes, nos quedamos sorprendidos por la paz que desprendían su casa y sus jardines. «No me extraña que eligiera este lugar para vivir con su familia. ¡Levantarte todos los días rodeado de flores es un gran plan!», comentaba Carmen. Después visitamos el Museo des Impressionismes (museo de los impresionismos) que se encuentra en el mismo pueblo. Una maravilla para los amantes de esta corriente artística.

A continuación, seguimos hacia Rouen, la ciudad de los 100 campanarios. Pudimos pasear por el centro histórico, detenernos en las calles medievales y, por supuesto, en la plaza du vieux-marché y ver las encantadoras casas con entramado de madera. Hay un ambiente muy animado por sus calles. ¡Nos encantó Rouen tanto de día como de noche! Fue muy buena elección dormir en esta ciudad.

1er DÍA
© Fondation Claude Monet - Giverny
2.

2° DÍA

De camino a Honfleur, paramos en Étretat, ¡una de las postales de Normandía! Sus famosos acantilados como telón de fondo convierten este tramo de la costa en un lugar lleno de encanto y así lo retrataron numerosos artistas.

La ruta sigue hacia el emblemático puerto de Honfleur. Sus callejuelas alrededor del puerto repleto de terrazas invitan al paseo. Aquí el tiempo se ha detenido y pudimos imaginarnos a los impresionistas con sus caballetes pintando los barcos que se reflejan en el agua. ¡Carmen estaba emocionada! Una cena romántica en el Vieux-Port coronó ese día maravilloso.

Pasamos la noche en Deauville.

2° DÍA
© Gregory Cassiau - Les Escapades
3.

3er DÍA

Nuestra tercera etapa nos acercó a Deauville y Trouville. Descubrimos la costa más glamurosa de Normandía. El famoso paseo marítimo de Deauville y sus características tablas de madera está bordeado por los Baños Pompeyanos de estilo art déco. «¡Hasta la playa es elegante!», subrayó Carmen. Disfrutamos de un buen plato de lubina salvaje en el famoso mercado de pescados. ¡Fue un acierto!

En el pueblo cercano de Trouville, pudimos visitar su casino construido a mediados del siglo XIX, un símbolo de esta elegante costa normanda. ¡Este tramo de costa es realmente chic!

Podéis dormir en Trouville o en Deauville.

3er DÍA
© Rh2010 Fotolia.com
4.

4° DÍA

El último día lo dedicamos a Cabourg. ¡Imposible resistirse al encanto de este bonito pueblo costero de estilo Belle Époque! El pueblo del Festival del Cine Romántico es un destino ideal para disfrutar de un viaje en pareja. ¡No nos arrepentimos de haberlo incluido en nuestra ruta! La plaza del mercado, los jardines del casino rodeado de casas de principios del siglo XX, su playa de 4 km con su agradable paseo marítimo Marcel Proust… ¡en Cabourg todo es romántico!

4° DÍA
Playa de Cabourg © Thierry Houyel

Ver el mapa

No te pierdas

Propuestas de itinerarios

Itinerarios temáticos