Cuando organizamos nuestro viaje por Normandía, mi mujer y yo teníamos muy claro que queríamos dedicar una parte del tiempo a ver los pueblos normandos. ¡No nos los podíamos perder! Habíamos visto muchas fotos y ese había sido el motivo que nos había llevado a escoger esta zona de Francia para hacer nuestro viaje. Según íbamos decidiendo cuál iba a ser nuestro recorrido nos íbamos emocionando. ¡Cuántas casas con entramados! Siempre que viajamos buscamos visitar pueblos con encanto y este viaje no nos decepcionó. ¡Bonitos pueblos y gran gastronomía! Te recomendamos seguir esta ruta que nos ha encantado. 

  • Agregar a marcador
1.

1er DÍA

Nuestra primera etapa estuvo relacionada con la pintura, concretamente con el Impresionismo. Nos apasionan los museos y visitar [Giverny] fue como entrar en un lienzo. La casa de Monet y sus jardines son una maravilla. Nos comentaron que cambian las flores según la estación. ¡Nos encantaría volver en otra época para verlo! Para completar esta visita recorrimos el [Museo des Impressionnismes] (museo de los Impresionismos) que se encuentra en el mismo pueblo. Al irnos, Carmen me dijo emocionada: «¡Lo que hay en este pueblo es único!».

 

La ruta seguía hacia Rouen, donde pudimos visitar la catedral. Carmen tenía muchas ganas de verla por la serie de cuadros que Monet había pintado sobre ella. Me explicó: «Monet pintó la catedral desde el mismo sitio, a distintas horas del día para conseguir luces distintas. ¡Pintar fuera de los talleres ha sido una revolución para los impresionistas!». Disfrutamos de un paseo por las calles animadas de Rouen, visitamos el Gran Reloj y el Vieux-Marché. Esta ciudad nos impresionó por la riqueza de su patrimonio. ¡Realmente precioso!

 

La última etapa fue Lyons-la-Forêt, un bonito pueblo con hermosas casas de entramado de madera a tan solo 40 km de Rouen. Nos gustó mucho acabar el día en este lugar tranquilo donde pudimos tomar algo comentando lo que habíamos visto a lo largo del día.

Nos alojamos en Lyons-la-Fôret.

1er DÍA
El pueblo de Lyons-la-Forêt © Thierry Houyel
2.

2° DÍA

Salimos hacia Veules-les-Roses, un pueblo romántico cuyo río es el más pequeño de Francia. «Fijo que lo que llaman un río pequeño aquí, ¡será un río grande de los nuestros!», comentó Carmen riéndose. Desde este pueblo salen también rutas para caminar o hacer senderismo para descubrir la meseta de Caux Maritime. ¡Un pueblo lleno de encanto!

Seguimos nuestra ruta hacia Étretat para admirar al anochecer los famosos acantilados. ¡Qué impactante es este conocido tramo de costa normanda! A lo largo de nuestra ruta habíamos visto postales de estos acantilados, ¡pero la realidad supera la ficción! ¡Un paisaje impresionante!

Esa noche nos alojamos en Veules-les-Roses.

2° DÍA
© Fotolia.com
3.

3er DÍA

Nuestro precioso recorrido nos acercó a Le Bec Hellouin. Este pueblo normando con sus típicas casas de entramado de madera está construido alrededor de la abadía benedictina milenaria de Notre-Dame du Bec. Después de visitar el muy pequeño lugar de Le Bec Hellouin, continuamos hasta Beuvron-en-Auge. ¡Una auténtica sorpresa! Este pueblo es muy coqueto y apetece detenerse y explorar sus bonitas calles. Además, al estar en la ruta de la sidra, pudimos disfrutar de una degustación de sidra en la casa de un productor de la zona. ¡Fue un encuentro muy bonito! «¡Qué amable es la gente por aquí!», decía Carmen con razón.

Pasamos la noche en  Beuvron-en-Auge.

3er DÍA
Centro de Beuvron-en-Auge ©Thierry Houyel
4.

4° DÍA

En este cuarto día, salimos hacia Barfleur, un encantador pueblo de pescadores con hermosas casas de granito gris que inspiró a numerosos artistas. «¡No es de extrañar que los impresionistas pintaran este puerto!», comentó Carmen.

En el camino nos detuvimos en Colleville-sur-Mer y Sainte-Mère-Eglise, dos pueblos relacionados con la segunda Guerra Mundial. ¡Me llamo mucho la atención la iglesia en la que se quedó colgado el paracaidista John Steele!

Luego seguimos hacia Barfleur y pudimos observar el impresionante faro de Gatteville, a lo lejos. ¡Una auténtica postal!

Volvimos a dormir en un hotelito cerca de Barfleur.

 

4° DÍA
© Stéphane Maurice
5.

5° DÍA

Antes de dirigirnos hacia Saint-Cénéri-le-Gérei, pudimos visitar Cherbourg-en-Cotentin y acercarnos al cabo de la Hague. En Saint-Cénéri-le-Gérei descubrimos un pueblo muy romántico con sus encantadoras casas antiguas construidas alrededor de la iglesia románica del siglo XI, que guarda unos frescos excepcionales. Caminando al otro lado del río Sarthe, frente a la fascinante capilla del siglo XV, descubrimos la leyenda de su milagrosa fuente. ¡Un día perfecto a todo los niveles!

Nos alojamos en Saint-Cénéri.

5° DÍA
© J.E Rubio

Ver el mapa

No te pierdas

Los pueblos más bellos de Francia en Normandía

Itinerarios temáticos

La Normandía romántica