Este fin de semana, ¡toda la familia viviremos a cuerpo de reyes! A los niños les espera una visita al huerto y un taller de cocina animado por la señora del castillo. Por la noche, pasaremos la noche en el castillo de Mirosmenil, en este decorado sacado de un cuento de hadas. 


Este fin de semana, Mehdi y yo, Dominique, decidimos hacernos un regalo con los niños. A nuestra llegada al castillo de Miromesnil, del siglo XVII, nuestros ojos no dejan de maravillarse. Con dificultad, consigo disuadir a los niños de correr hacia la tienda de recuerdos de la entrada. Ya veremos después los regalos… Nathalie, la señora del castillo, viene a nuestro encuentro con una gran sonrisa. Me doy cuenta en seguida de que le gusta tratar con niños. Nos enseña la imponente llave de hierro de la entrada, que no tarda en confiarnos. Nos contará, más adelante, que el castillo pertenece ala familia desde hace tres generaciones y que Guy de Maupassant nació en este lugar.   

Habitaciones acogedoras cargadas de historia  

Los niños están sobreexcitados pensando que van a dormir en un castillo y deseosos de descubrir su habitación. Suben los peldaños de dos en dos. El pasillo que lleva a la suite familiar es muy largo. Simon se divierte deslizándose  sobre el parqué. «Ven, Chloé», llama a su hermana: «¡Es inmenso!». La habitación matrimonial sirve también de salón. Con lo altos que son los techos, Mehdi no se va a dar con la cabeza. El bonito escritorio antiguo, orientado hacia el parque, es ideal para inspirar a nuestros escritores en potencia. Un poco más allá, la bañera y sus patas de león nos tiende los brazos. En la habitación de los niños las paredes están revestidas de tela de Jouy. Hay un gran oso de peluche encima de cada cama. El pequeño baño, de forma redonda, es una monada. Nathalie propone a Mehdi encender la chimenea. Estamos en otoño, nos va a venir bien una fuente de calor adicional. Antes de disfrutar de dulces sueños en el castillo, cenamos en Dieppe, en una pizzería famosa de la ciudad.

La cosecha en el huerto   

Por la mañana, nos sirve el desayuno una señora muy simpática. Está todo buenísimo, sobre todo las mermeladas. Desde la sala, vemos el huerto cercado que va a ser el campo de juego de los niños. 

week-end cuisine en famille au château de Miromesnil - Expérience

Después del desayuno, Chloé y Simon se reúnen con Nathalie en el jardín. Es sorprendente ver todos estos colores, aunque estemos en otoño. Nathalie les hace descubrir diferentes especies de plantas y de hierbas aromáticas, desde las hojas de ricino hasta las de hinojo o peonía pasando por la espuela de caballero azul o el repollo kale, una verdura antigua muy de moda últimamente. «La tierra, ¡no está sucia!», lanza con la energía que la caracteriza la señora del castillo, armada de una pala para arrancar los puerros. Y Simon se dirige a las zanahorias: «Vamos, granujas, ¡a la cesta!».Nathalie insta a los niños a tocar y a oler el romero, la salvia, el laurel y el tomillo. ¡A la cocina para preparar todo esto!  

Del huerto al plato

Los niños siguen a Nathalie a la cocina, en una dependencia del castillo. La batería de cocina de cobre y los antiguos fogones de gas impresionan a los chicos. Chloé y Simon van a realizar platos sencillos pero suculentos: sopa de zanahorias al cilantro, reducción de puerros y una compota de manzanas con merengue. Empiezan limpiando minuciosamente las verduras recién recogidas. 

Luego Nathalie les enseña a cortar la verdura posicionando sus dedos para no cortarse. Les atribuye respectivamente los títulos de chef de cocción a Simon, y maestra del tiempo y de la medida a Chloé. Por supuesto, todo este mundillo destila el fruto de su labor. Como lo prometido es deuda, antes de irnos, pasamos por la tienda de recuerdos. Nos despedimos calurosamente de Nathalie y le agradecemos su acogida. ¡Es tan natural! Nos aconseja ir al mercado de Dieppe antes de irnos y de ir a saludar a Paquita de su parte. Nos llama la atención las hermosas vieiras de su puesto. Paquita trabaja en familia. Sus padres nos preparan las vieiras, mientras nos explica cómo se despega la carne de su concha para aprovechar todo. Dieppe nos gustó a toda la familia. Volveremos, ¡seguro!  

Castillo de Miromesnil

En la provincia de Seine-Maritime, entre las playas de Dieppe y las tierras del País de Caux, el castillo de Miromesnil, joya del patrimonio arquitectónico normando, es también el lugar de nacimiento del famoso escritor francés, Guy de Maupassant.

© Danielle Dumas

Datos Prácticos

Castillo de Miromesnil
Terres de Miromesnil – 76550 Tourville-sur-Arques
chateaumiromesnil.com

Taller de cocina en el castillo  

Taller que se puede realizar a partir de 3 o 4 niños.  
Fechas de 2020 : durante las vacaciones escolares francesas únicamente.  

Tarifas de 2020 : solicitar precio. 
El taller puede ser animado por otra persona además de Nathalie.  

Habitación familiar en el castillo  

330 euros, desayuno incluido.


Los datos prácticos pueden ser modificados. 

Nathalie Romatet

Propietaria del Castillo de Miromesnil

Nathalie Romatet es la dueña del castillo del dominio de Miromesnil.
Apasionado de patrimonio, es con placer que acoge a los visitantes en este lugar único. Desde el huerto al jardín, pasando por los salones del castillo, te desvelará los secretos de este lugar cargado de historia.

Crucero y estancia romántica por el sena

Crucero y estancia romántica por el sena

Visita nocturna del Jardín Agapanthe

Visita nocturna del Jardín Agapanthe