Para recargar pilas en familia, decidimos irnos de vacaciones al aire libre, a la bahía del Monte Saint-Michel. Para desconectar de verdad, optamos por un alojamiento atípico en la granja: el Lit au Pré. Un alojamiento a medio camino entre el glamping, contracción de glamuroso y camping, y La casa de la pradera.

Bienvenidos en la Granja de la Moricière

Saliendo de las grandes carreteras para dirigirnos hacia Sartilly, nos encontramos en pleno corazón del boscaje de la provincia de la Manche con sus paisajes ondulados, parcelas bordeadas de hayas. Nada más aparcar en la aldea de Les Basses Retières, Simon, cargado con la energía de sus ocho años, salta del coche para correr hacia un grandullón con ojeras colgantes, paticorto y alargado. «Se llama Lasko», le susurra con una gran sonrisa, Yves, que se había acercado para recibirnos. «¡Bienvenidos a la granja de la Moricière!», continuó diciendo invitándonos a seguirle hasta la mesa de madera en la que nos espera un zumo de manzana granjero. Al pasar delante de la granja de piedra de Angey y granito de Carolles, tres ocas normandas, pico levantado, se ponen a graznar a coro para saludarnos. Yves se toma el tiempo de contarnos la historia de la granja, de hablarnos de su oficio de agricultor, y nos describe las curiosidades de la región.

© Danielle Dumas
immersion nature en baie du Mont-Saint-Michel en famille - expérience

Unas vistas inmejorables sobre toda la bahía

«¿Os acompaño hasta vuestra tienda?», nos propone Yves. El tiempo de recuperar a Chloé y Simón que acariciaban a los conejos en su parque, volvemos para recuperar nuestras maletas. De paso, cogemos dos carros para transportar nuestro equipaje a lo largo de los trescientos o cuatrocientos metros que nos separan de nuestro alojamiento. En familia, vamos tirando de los carros, a la sombra de los grandes árboles, bajando una ligera pendiente que nos lleva a nuestro destino. Seguimos un pequeño tramo de camino de peregrinaje que va hacia el Monte Saint-Michel y bordeamos un campo de cáñamo para textil biológico que cultiva Yves, llegamos a una extensa pradera. En ese momento, veo la cara de Dominique, mi mujer, y la de nuestros hijos iluminarse. En este instante preciso, nos damos cuenta de que vamos a pasar un momento auténtico juntos, en plena naturaleza con la amplia bahía del Monte Saint-Michel frente a nosotros. Un profundo sentimiento de libertad nos invade.

Antes de dejarnos, Yves confía a los niños una misión importante: Cerrar por la noche y abrir por la mañana el gallinero. Porque por aquí, el zorro ronda, así como muchos animales más.

A la luz de las velas

Entusiasmados, levantamos la espesa tela de la entrada de la tienda y descubrimos un amplio y acogedor interior, de madera. Corriendo a través del salón con su estufa central y su encimara equipada con un grifo y todos los accesorios necesarios para la cocina, los niños eligen enseguida el sitio donde van a dormir: Una de las dos bonitas habitaciones, la de las literas para Chloé ; la acogedora cama mueble para Simón.

Ya instalados en la tienda, cogemos uno de los carros para ir a por leña, cerca de aquí. El objetivo es coger lo suficiente para calentar la tienda el día siguiente por la mañana y para alimentar la barbacoa para la cena. Cuando llega la hora de la cena, tenemos la suerte de compartirla frente a una anaranjada puesta de sol. La velada continúa con conversaciones bajo la luz de las velas y de las lámparas de aceite alrededor de la gran mesa instalada en el exterior de la tienda.

© Philippe Deneufve
Ferme "Un lit au pré" en famille - expérience

Un evento que da alas

El canto del gallo, nos despierta temprano por la mañana. Con una ligera niebla, nos proporciona una visión algodonada del Monte Saint-Michel, los niños ven dos ciervos saltando en el fondo de la llanura. Un momento precioso que nos alegra para disfrutar del desayuno que una cabra valiente quiere compartir viniendo dentro de la tienda. Como estaba previsto, los niños van a abrir el gallinero. Preguntan por el ternero que nació la víspera de nuestra llegada. Los ojos de Chloé y de Simón se iluminan cuando Yves les confirma que el recién nacido llevaría el nombre que propusieron la víspera: Pegaso. Una noticia que les dio alas para todo el día… nos enteramos después que Yves y su mujer van a dejar próximamente su explotación ganadera. ¡Así es la vida!

El MONTE SAINT-MICHEL

El Monte Saint-Michel y su bahía están reconocidos como patrimonio mundial de la UNESCO.
Situado entre Granville y Cancale, este lugar ofrece a los visitantes un decorado natural excepcional.
Más información

El Monte Saint-Michel © kanuman – shutterstock.com

Datos prácticos

Lit au pré – Ferme de la Moricière 
Yves et Sylvie Guillard 
50530 Sartilly Baie Bocage  
00 33 1 76 43 00 61
unlitaupre.fr

Fechas de 2020

Desde abril hasta septiembre.

Tarifas de 2020

Desde abril hasta junio y en septiembre, precio de una noche a partir de 150€ aproximadamente, con 2 noches mínimo durante el fin de semana y 3 noches entre semana.

Durante el verano, 3 noches mínimo durante el fin de semana y 4 entre semana.

Los datos prácticos pueden ser modificados. 

Yves Y sylvie

Yves y Sylvie son los propietarios de la granja « Lit au pré ». Apasionados de la naturaleza, estarán encantados de contarte el funcionamiento de la granja y las actividades disponibles en los alrededores.

Crucero y estancia romántica por el sena

Crucero y estancia romántica por el sena