Mi mujer y yo hemos recorrido Normandía sin prisa, y creo que ha sido lo mejor para disfrutar del viaje. Te cuento nuestra ruta desde Rouen hasta Lisieux.

1.

1° día: Rouen, la ciudad de Juana de Arco

Empezamos nuestra ruta por Rouen, una maravillosa ciudad medieval que cuenta con un rico patrimonio histórico. Aprovechamos la oportunidad para pasear libremente por el casco histórico, donde pudimos admirar numerosos ejemplos de casas con entramados de madera y edificios con campanarios góticos. Nos impresionó su patrimonio y el ambiente agradable de sus calles. «¿Te has fijado en las tiendas? Lo bonitas que son. Esta ciudad tiene de todo y las calles están muy animadas. ¡Un español podría vivir aquí!» me comentó Carmen. Aprovechamos para visitar el Museo de Bellas Artes, el Panorama XXL y el Gran Reloj o el Historial Jeanne d’Arc.

 1° día: Rouen, la ciudad de Juana de Arco
Rouen, calle Eau de Robec © Vincent Rustuel
2.

2° día: el glamour de la costa normanda: Honfleur, Deauville y Trouville

Ese día, decidimos acercarnos a la costa glamurosa y chic de Normandía. Nuestra primera etapa fue Honfleur, considerado uno de los puertos más pintorescos de Francia. Los muelles que rodean el puerto viejo están bordeados de típicas casas, cafés y acogedoras terrazas. Cuando descubrimos sus calles, entendimos perfectamente por qué fue una fuente de inspiración para grandes artistas como Courbet, Boudin, Monet, Jongkind… ¡Una monada de pueblo!

Salimos hacia Trouville-sur-Mer (a 15,8 km de Honfleur)

Llegamos a Trouville, un pueblo costero que nos encantó por su hermosa playa, su casco antiguo, su impresionante mercado de pescado y de marisco, y sus cafés y restaurantes típicos. Disfrutamos de una mariscada directamente en el mercado. ¡Más fresco imposible! «¡Qué gran plan! ¡lo hemos hecho genial, Javier!» dijo Carmen. Comimos de maravilla.

Salimos hacia Deauville para nuestra última etapa del día.

Deauville es uno de los pueblos costeros más elegantes de Francia. Lo notamos nada más llegar. Sus edificios de estilo de la Belle Époque son el orgullo de la ciudad. Famoso por su casino, los hoteles de lujo, las carreras de caballos, el polo, el Festival de Cine Americano y sus campos de golf, Deauville es un destino lleno de glamur donde se vive muy bien. Le decía a Camen: «No me extraña que la gente se enamore de este pueblo. ¡Todo es tan bonito!»

Nos alojamos en Deauville y no nos arrepentimos.

 2° día: el glamour de la costa normanda: Honfleur, Deauville y Trouville
Les planches de Deauville © Lamax - Fotolia.com

Datos prácticos

https://www.ot-honfleur.fr/
https://www.trouvillesurmer.org/
https://es.indeauville.fr/

3.

3° día: espiritualidad en Lisieux

Nos encanta visitar los monumentos religiosos por su arquitectura y por la paz que transmiten. Visitamos la basílica y la iglesia del Carmelo. ¡Una maravilla las dos! Pudimos también seguir los pasos de Santa Teresa y visitar su casa. ¡Qué destino más atípico!

OTRAS OPCIONES PARA LOS GOURMETS

  • Visita guiada de una destilería

Durante la visita, descubrimos los secretos del famoso licor producido por la destilación de la sidra de manzana. Aprendimos mucho sobre la preparación del licor y los secretos de su envejecimiento. ¡Una gran sorpresa!

  • Visita guiada de queserías

Hay numerosas casas, en los alrededores de Lisieux, que proponen descubrir los secretos de la elaboración de quesos normandos. ¡Con Carmen, apreciamos mucho la degustación!

Nuestras visitas y degustaciones

3° día: espiritualidad en Lisieux
La basílica de Lisieux desde el cielo © Franck Godard

Ver el mapa

No te pierdas

Propuestas de itinerarios

Itinerarios temáticos