Los Faros más bellos de Normandía

Aunque ya no tengan guardian como antiguamente, los faros siguen haciéndonos soñar y viajar. Normandía posea algunos faros preciosos. Te invitamos a entrar en estos lugares llenos de alma que ofrecen unas vistas impresionantes.

Se visitan

El faro de Gatteville

Este faro está situado en el continente, a 2 km del encantador puerto de Barfleur, con la denominación "Pueblos más bellos de Francia". Desde lo alto de sus 75 m, el faro de Gatteville es el 2º faro más alto de Francia y de Europa. 365 peldaños,como días tiene el año y 52 ventanas, como semanas hay en un año. La construcción de esta "vela de piedra" necesitó 11 000 bloques de granito. ¡Qué panorama al llegar arriba! Las vistas en 360° del Valle de Saire, el boscaje del Nord-Cotentin y las  costas del Calvados, bien merecen la pena.

Visita de pago.

Apertura: varios meses al año.

 

El faro de Ouistreham

Un poco más modesto con sus 171 peldaños, el faro de Ouistreham es también un bonito ejemplo de arquitectura marítima, con su llamativo color rojo. Ofrece unas vistas inmejorables sobre Ouistreham Riva-Bella. Camille apreció « las magníficas vistas sobre toda la Costa de nacre y la Punta du siège ». La visita es libre o comentada, según tus ganas.

Visita de pago.
Apertura: únicamente en julio y agosto.

 

El faro de Fatouville Grestain

Cuando uno visita el faro de Fatouville, se queda impactado por las vistas, únicas, de las Marismas Vernier, el Estuario del Sena y el Puente de Normandía. Ana y Jean-François Durand, los afortunados propietarios, os contarán con pasión, la historia de este lugar mágico. Si te enamoras de este faro « colocado » aqui, en medio del campo, o si el ascenso de los 192 peldaños te ha agotado, ¡hasta puedes plantearte dormir alli!

Visita gratuita

Apertura: desde abril hasta octubre, bajo reserva.

 

Dato práctico
La entrada es barata y hay que pagar en efectivo. 
En caso de fuerte viento o de tormenta, los faros pueden estar cerrados a  loas visitas.

 

Fotogénicos

No se visitan pero merece la pena verlos.

El faro de Goury

Si estáis por el Cabo de la Hague, no te pierdas el minúsculo puerto de Goury y su faro. La punta de la Hague está bordeada por el Raz Blanchard, una de las corrientes de marea del mundo a la que le debemos un mar muy agitado durante las fuertes tempestades de invierno. ¡Las emociones, abren el apetito! Si te gusta la creatividad en tu plato, te encantará el retaurante la Malle aux épices. Un poco más lejos, acércate al Nez de Jobourg. Se trata del segundo lugar más visitado de la provincia de la Manche después del Mont-Saint-Michel.