Le Havre y el estuario del Sena

La modernidad es algo natural en Le Havre , una nueva ciudad contruida por Francisco I. En los años 1820, Le Havre atrae a pintores románticos como Turner y Bonington que pintaron luminosas acuarelas o como, Géricault que vino para empaparse se los colores del cielo y del mar para La Balsa de las Medusas. Monet pintó Impresión, sol naciente, que bautizó el movimiento impresionista.

Le Havre

Entre los años 1840 y 1850, encontramos, expuestos en casa de un enmarcador llamado Boudin, los cuadros de los más destacados de la época como Troyon, Isabey o Couture y de aquellos que aspiraban a serlo como Millet, Courbet o Jongkind. Convertido a la pintura, Boudin jugará un importante papel como catalizador, educando el ojo del joven Monet, formando un trío inseparable con él y Jongkind a la vez que acercando a Monet y Courbet.

El momento decisivo es la Exposición marítima internacional de 1868, que se abrió a los pintores de « escuela joven » permitiéndose el lujo de recompensar a los Manet, Monet, Courbet y otros como Boudin que habían sido rechazados por el Salón de París. Monet inventa la técnica que hará de él el jefe de filas del impresionismo. Pintó la conocida Terraza en Sainte-Adresse y, algunos años más tarde, Impresión, sol naciente, obra que dio nombre al movimiento impresionista.

Como consecuencia de la enseñanza académica que se impartía en la Escuela de Bellas Artes, se creó la « Escuela de Le Havre » que reunió a pintores tan revolucionarios como Dufy, Friesz y Braque.

Monet inventa la técnica que hará de él el jefe de filas del impresionismo.

Si Le Havre está clasificado como patrimonio mundial de la UNESCO, se debe sobre todo al arquitecto Perret, que se encargó de dirigir, tras la guerra toda la reconstrucción de la ciudad. Hay que destacar su amor por el hormigón y por las avenidas rectilíneas, pero al menos, este adepto del « Movimiento moderno », compartía con los impresionistas el deseo de dar un papel importante en su obra a la luminosidad.

> El Museo Malraux: la segunda colección impresionista de Francia

Inaugurada en 1961 y renovada recientemente para recoger la importante donación Senn-Foulds, se beneficia de una situación ideal frente al mar y de una arquitectura no menos importante, a la vez luminosa y transparente. ¿Se puede imaginar un lugar mejor que este para presentar obras que buscan la luminosidad y el aire ? Gracias a importantes donaciones, todas las corrientes pictóricas de los siglos XIX y XX están magníficamente representadas como por ejemplo el romanticismo por Géricault y Delacroix, el naturalismo por Corot, el realismo por Courbet y Millet o el pre-impresionismo por Boudin, Jongkind y Lépine. La colección impresionista es la segunda más importante de Francia después de la del Museo de Orsay. En lo que se refiere al movimiento post-impresionista, no se sabe si las obras más espléndidas pertenecen a los Nabis o de los Fauvistas.

Empezando por La ola, de Courbet, pintada con espátula. Sin ser impresionista, el pintor se interesaba cada vez más por los paisajes, sobre todo normandos, abriendo el camino a los impresionistas que irán a la « búsqueda del motivo », es decir, se desplazan al lugar que quieren representar.

Si hablamos de Claude Monet cabe destacar que su familia se instaló en Le Havre cuando tenía 5 años. Su encuentro con Eugène Boudin fue decisivo. La ciudad de Le Havre será el primer municipio en comprarle algunos de sus cuadros. En la planta baja del museo encontramos a Monet con un Nenúfar cuadrado. Entre las otras importantes cabe destacar Barcos en la puesta del sol (Barcas al sol poniente) de Manet, dos vistas del Puerto de Le Havre de Pissarro y El Excursionista de Renoir.

> El barrio del puerto

El faro que observamos en el cuadro de Boudain Golpe de viento delante de Frascati, todavía hoy se encuentra a la entrada del puerto, delante del museo Malraux. En 1872,instalado en el Hotel de la Amirauté, Monet pintó desde la ventana su inmortal Impresión, sol naciente.

Contactos y enlaces utiles

> Oficina de turismo de Le Havre

> Oficina de turismo de Harfleur

> Puedes encontrar más información en la página web del Comité Departamental de Turismo de Seine-Maritime en el apartado dedicado a las rutas impresionistas.

En los alrededores de Le Havre

> Sainte-Adresse

Antiguo puerto pesquero, Sainte-Adresse, en el que el padre y la tía de Monet tenían una casa colgada sobre el espolón rocoso que estaba sobre el mar, se puso de moda como lugar de vacaciones. Desde la primera planta de la casa, los representó de espaldas al mar en la Terraza en Sainte-Adresse, una de sus primeras obras impresionistas. Algunos años después, la Estacada en Sainte-Adresse de Dufy marca una etapa en el Fauvismo.

> El paseo impresionista

Al llegar por el camino de la Playa, del lado de Le Havre, andaras sobre las huellas de los impresionistas. Algunos paneles reproducen algunas de sus obras maestras en el mismo lugar (el motivo) en el que fueron pintadas.

> Harfleur

Muchos han sido los pintores, entre los que cabe destacar al inglés Turner, al alemán Schirmer y al holandés Jongkind, que han sucumbido al encanto de este pueblo medieval, con su callejuelas, sus casas de entramado y su río, el Lézarde.

> Tancarville

En la época en la que Turner pintó Tancarville vistas del río, la navegación sobre este tramo era peligrosa. Dominando el río, el castillo de Tancarville, con sus ruinas cubiertas de vegetación, da una imagen cuando menos inquietante al lugar.