Giverny y el Vexin Normando

En 1883, Claude Monet se instala en Giverny con su mujer, Alice Hoschedé, y sus ochos hijos. Alquila una gran casa con un vergel y un huerto, en la que va a poder dedicarse a sus dos pasiones: la pintura y la botánica. Durante 43 años, excepto algunos viajes por Francia y por el extranjero, no saldrá de su guarida, sacando de su maravilloso jardín – continuamente en flor desde el principio de la primavera hasta el final del otoño – la materia esencial de su obra.

Trasladando el procedimiento de las series, tomando prestado a los pintores de grabados japoneses, Monet empezó por tratar el tema de las alpacas de paja. Después pasó a los Chopos que bordean las riveras del río Epte. Terminó en el taller la serie de las Catedrales de Rouen, después realizó « les Matinées sur la Seine » dando forma a su reputación del pintor más importante del siglo. A partir de aquí se dedicará casi exclusivamente a las flores de su jardín y en particular a los Nenúfares. Sus búsquedas pictóricas, en las que las formas se disuelven en beneficio de la vibración luminosa, le llevarán a los límites de la abstracción. Kandinsky sabrá reconocerle su deuda.

Muchos artistas extranjeros se precipitan hacia Giverny para trabajar cerca del maestro

El poder de atracción de Giverny

Mientras no trabaja en sus grandes series, Monet se centra en la naturaleza, a cualquier hora del día y durante todas las estaciones para realizar imágenes de la región como las riveras del río Epte, el pueblo de Vétheuil o la Iglesia de Vernon.

Monet recibe a mucha gente en Giverny entre los que destacan amigos pintores como Pissaro, Caillebotte y Heleu, Sisley, Cézanne que se instaló en el hotel Baudy, Rodin, Renoir o Berthe Morisot.

Muchos artistas extranjeros se precipitan hacia Giverny para trabajar cerca del maestro y recibir sus consejos. Había Americanos, Ingleses e incluso un Checo. Sus cuadros realizados al estilo de Monet llevaron a todos los rincones del mundo la imagen y reputación de Giverny, un pequeño pueblo de la provincia del Eure que tanto debe a aquel que lo eligió como lugar de residencia.

Giverny

Cuando Monet se instala en Giverny, delante de su casa sólo existía un modesto huerto que transformó rápidamente en un deslumbrante jardín de estilo francés, conocido como el “clos Normand”

Hasta diez años después no se dedicó al inmenso trabajo del estanque de los nenúfares. La construcción de un puente japonés de madera y la plantación de esencias exóticas acentúan todavía más el orientalismo de esta joya acuática.

La casa y los járdines mantienen su aspecto original hasta el punto de que parece que en cualquier momento va a aparecer el maestro

> El museo de los impresionismos

La apertura de este museo ha permitido superar la frustracción de los visitante por no poder ver en Giverny ninguna obra de Monet. Como complemento indispensable a la visita de la Fundación Monet, este museo, instalado en el antiguo museo de Arte Americano, tiene dos exposiciones temporales organizadas cada año gracias a la cooperación establecida con el museo de Orsay.

> La Fundación Claude-Monet

Un inmersión en el corazón del imaginario de Monet : la casa y los járdines mantienen su aspecto original hasta el punto de que parece que en cualquier momento va a aparecer el maestro.

Por todos los rincones de la casa podemos encontrar la misma sinfonñia de colores que en el jardín.

Su colección se parece a un verdadero museo del impresionismo con lienzos de Manet, Renoir, Degas, Pissarro, Sisley, Cézanne, Caillebotte, Signac o Berthe Morisot.

> El antiguo hotel Baudy

En este lugar residieron un gran número de pintores de la colonia americana.

El Hotel siempre estaba lleno. Entre los cliente conocidos destaca Cézanne, que disponía de su propio taller. El hotel ha sido restaurado y en la parte de atrás, el gran jardín en pendiente, se ha restaurado como en aquella época.

> La tumba de Monet

En el centro de la calle Claude-Monet. Para rendir un último homenaje a Claude Monet, no olvidaremos pasar por su tumba, apartada del cementerio, detrás de la iglesia. A lo largo de la calle Claude-Monet y en la calle blanche Hoschedé-Monet,encontrarás una decena de galerías de artistas impresionistas. Más información acerca de Giverny.

No te pierdas

En los alrededores de Giverny