Etretat, Fécamp y la Costa de Albâtre

Acurrucado entre sus grandes acantalidos de creta blanca, el puerto de Étretat mantuvo un acceso muy difícil hasta mediados del siglo XIX, que le dotó con un atractivo especial para los paisajistas que buscaban autenticidad. Isabey es el primero, en los años 20, en descubrir este lugar pintoresco. Claude Monet pasó aquí todo el invierno de 1868.

Etretat

Monet pasó todo el invierno de 1868 en Etretat, pintando « La porte d’aval » por mal tiempo y un maravilloso paisaje nevado, La pie. Su amigo Courbet realizó su célebre serie sobre las olas, utilizadas, por primera vez como motivoo. Maupassant, que les ve trabajar en este modelo, defiende con pasión « a todos aquellos que persiguen la verdad hasta ahora desconocida ».

En los años 1880, Monet regresó a menudo a Etretat, alojándose en el Hotel Blanquet, desde donde pintó algunas de sus obras maestras. Caillebotte pintó « el padre Magloire en el camino de Etretat » y Boudin, al final de sus días, pintó obras muy luminosas.

Desde lo alto del acantilado de aval las vistas del Puerto de Amont son expléndidas

Qué ver / Qué hacer en Etretat

> En la parte "Aval": El acantilado y la puerta de aval, la Aiguille, la Manneporte

Estas tres esculturas naturales se han hecho famosas gracias a Monet y Courbet que las pintaron. Desde lo alto del acantilado de aval, que domina sobre la playa, las vistas del Puerto de Amont son expléndidas, y su aguja, considerada hueca por Leblanc equivocadamente.

El acantilado de Aval: llegamos a la cima (85m) tomando un sendero y luego una escalera situados a la izquierda del dique. Este impresionante acantilado está bordeado por un camino, el GR21, que va de Le Havre a Le Tréport. El espacio que lo rodea lo ocupa un campo de Golf, frente al mar.

El puerto de Aval : orgullo de Etretat, está considerado como una de las maravillas naturales del mundo.

La Aguja: Tallada como un obelicos por el mar y el paso del tiempo, mide 70 m de altura.

La Manneporte : Imponente arco, también es uno de los motivos preferidos de Claude Monet.

> En amont: el acantilado y la puerta de Amont

El acantilado de Amont: En lo alto, se encuentra un calvario y una encantadora capilla. Desde el borde del acantilado, se puede disfrutar de unas impresionantes vistas románticas sobre la ciudad, el acantilado de Aval, el Arco y la Aguja hueca.

> La playa

La playa es un espacio de cohabitación entre veraneantes, pescadores y habitantes, como lo ilustran los cuadros de Boudin Los pescadores en la playa y las Lavanderas en la playa de Etretat. Paseando por el Perrey (el paseo marítimo), podrás también descubrir el trabajo de Claude Monet en Etretat gracias a carteles que le están dedicados.

> Los palacetes

Numerosos palacetes de finales del siglo XIX y de la « belle Epoque » en Etretat y sus alrededores. Los más conocidos : el palacete Orphée, que hizo construir Offenbach; el “clos Arsène Lupin”, la casa de Maurice Leblanc; el palacete La Guillette, siempre en la calle Guy de Maupassant, que hizo construir el escritor.

En los alrededores de Etretat

Yport

Alfred Nunès, el alcalde de Yport desde 1886 hasta 1893, fue un amante del arte contemporáneo y de los paisajes en particular. En 1883, encargó a Renoir la realización de un retrato de su hijo, dando lugar al maravilloso Muchacho joven en la paya de Yport.

Algunos años más tarde, Schuffenecker, que perteneció a la vanguardia postimpresionista junto con Gauguin, Seurat y Anquetin, representó las Rocas en Yport con una increíble modernidad.

Fécamp

Fécamp es uno de los primeros pueblos costeros, en poseer, desde 1832, un balneario y un casino. La temporada veraniega atraía a periodistas, políticos, aristócratas y personas de todos los lugares, y junto a ellos, multitud de pintores, sobre todo de pintura marina.

> El Palacio Benedictino

El Palacio Benedictino, además de poseer una arquitectura insólita, tienes tres puntos de interes : una destilería en la que se elabora el famoso licor, una colección de objetos de arte religioso de los siglos XV y XVI y una galería de arte contemporáneo.

> El Puerto

Julie Manet recuerda el año en el que su padre, Eugène Manet, y su madre, Berthe Morisot, pintaron, mano a mano, con un toque impresionista, los Barcos en construcción: « Al final del verano eran novios», concluye divertida.

> Los acantilados

Toda la familia Manet pasaba temporadas en Fécamp. Degas se reunió con ellos y pinto el Retrato de Eugène Manet en Fécamp, con el mar en segundo plano. En los años 1880, Monet osó atacarse al grandioso espectáculo de los acantilados. Alojándose en el puerto en un albergue de marineros, pintó seis visitas de los acantilados. Pintados a todas las horas del día, independientemente del clima, fueron el origen de sus futuras series de Giverny.

> La capilla Notre-Dame-de-Salut y las vistas del cabo Fagnet

Esta capilla se construyó en el siglo XI por Robert el Magnífico. En las paredes se puede encontrar una serie de pinturas votivas entre las que destacan numerosos lienzos firmados por Eugène Grandin.

En los alrededrores de Fécamp

> Les Petites-Dalles

Léon Monet, el hermano mayor de Claude, tenía una casa en este tranquilo valle. Habitualmente recibía a su hermano menor que pintó a varios marineros. Tuvieron tanto éxito sus obras que el marchante de arte Durand-Ruelse comprometío por contrato a comprar toda su producción.¡ En seis años, Monet pintó no menos de 150 lienzos de la costa Normanda !

> Valmont

Desde su infancia, Delacroix pasaba las vacaciones en el castillo de Valmont, con su primo Riesener. Delacroix hizo numeroso croquis de vieja iglesia y de capilla de la Virgen, en la que diseñó las vidrieras del rosetón.

La abadía de Valmont. En 1830 los lugares fueron comprados poor los primos de Delacroix y el realizó varios lienzos y acuarelas.

> Saint-Valery-en-Caux

Desde 1823, Bonington realizó una obra magistral, Bateaux sur la grève en Normandie, en el que la luminosidad y la delicadeza del colorido, anticipó, con cuarenta años de antelación, el preimpresionismo. Jongkind descubrió Saint-Valery-en-Caux con su maestro Isabey en 1845.

> El Castillo de Mesnil-Geoffroy

Este castillo del siglo XVIII, que perteneció al príncipe de Montmorency, acogió a Victor Hugo y Saint-Exupéry. En él se encuentra el jardín diseñado por Colinet y la rosaleda privada más grande de Normandía.

Desde 1823, Bonington realizó una obra magistral, Bateaux sur la grève en Normandie, en el que la luminosidad y la delicadeza del colorido, anticipó, con cuarenta años de antelación, el preimpresionismo.

Contactos y enlaces útiles

Oficinas de turismo