Argentan, Alençon y Mortain

Incluso si los paisajistas dieron preferencia al elegir sus motivos a las orillas costeras o a lugares próximos a los ríos, algunos como Léger, Léandre, Mare, Géricault, Cotman, Corot, Courbet o Degas, se aventuraron en ocasiones por la Normandía profunda, descubriendo en la provincia del Orne y el Mortainais bellezas insospechadas.

Argentan

Se puede admirar la iglesia de Saint-Germain, coronada con un sorprendente encaje de piedra, así como los palacios. También podemos disfrutar, en el número 5 de la calle des Jacobins, de la casa en la que nació Léger. Otro hijo de Argentan, André Mare, condiscípulo de Léger en el Art Déco, que flirteó inicialmente con el impresionismo y el movimiento nabí antes de concebir, junto con Duchamp-Villon, una « Casa cubista».

> Hipódromo

El lugar en el que Degas realizó su primera serie sobre las carreras fue en el hipódromo de Argentan realizando su obra maestra “Aux courses en province”, un cuadro que presentó en 1874 en la primera exposición impresionista.

En los alrededores de Argentan

> Menil-Hubert

En 1861, el joven Degas pasó tres semanas cerca de Gacé. Exploró la región visitando, entre otros, Exmes, Camembert, Argentan o Le Haras-du-Pin, acumulando multitud de croquis.

> Le Haras-du-Pin

Degas profesaba una gran admiración hacia Géricault y Delacroix, dos especialistas del caballo. Esa es la razón por la que no sorprenden sus múltiples visitas al Haras-du-Pin, para descubrir sobre el terreno la anatomía de los caballos. Este « haras » nacional, al que La Varende, autor de « Nez-de-cuir », llama el « Versalles de caballo », acoge a unos sesenta caballos, de diez razas diferentes. Tras visitar las magníficas caballerizas, el guadarnés, la forja y el enganche de las calesas, no puedes perderte el picadero Géricault, en el que Bartabas rodó su película Mazeppa sobre la vida del pintor, amante de los caballos, que murió como consecuencia de la caída de un caballo.

Saint-Céneri-le-Gérei

Esta encantadora localidad, situada en los Alpes mancelles, está clasificada entre los 100 pueblos más bonitos de Francia y se encuentra inmersa en una atmósfera romántica con sus casas de gres cubiertas de glicinas y rosales trepadores y sus bellas construcciones antiguas como el viejo puente romano o la capilla Saint-Céneri. Por la noche, durante la velada, los pintores se encontraban en el albergue de las Hermanas Moisy y llenaban los muros de retratos, siluetas o grafitis en la conocida « sala de los decapitados ». Todas estas obras, hoy en día restauradas, se encuentran en entre las inventariadas.

> El Albergue de las hermanas Moisy

Este lugar único es la joya de la corona del pueblo, tanto por su valor histórico como por su valor artístico. Desde 1880 hasta 1920, más de 60 pintores, entre los que podemos destacar a Eugène Boudin llegaron para dar forma a esta insólita colección. Durante el fin de semana de Pentecostés, los habitantes abren sus puertas para exponer las obras de los pintores de la región (¡cerca de 40 puntos de exposición entre 140 habitantes!).

Alençon

La capital del encaje conocido como « punto de Alençon », conocido en todos los cursos de Europa, atrajo a pintores como el Inglés Cotman, amante del patrimonio medieval. Su maravillosa acuarela La Grande Rue à Alençon, que representa la animación delante de la iglesia de Notre-Dame está expuesta en Londres. Con esta obra, Cotman tenía la ambición de establecer un paralelismo arquitectónico entre su Norfolk natal y Normandía, que comparten el mismo nombre y un pasado común. Corot también vino a menudo a Alençon.

> El museo de Bellas Artes y del Encaje

Su colección de pintura ofrece una visión del arte del siglo XIX, desde el realismo (Courbet) hasta el impresionismo, en particular a través de dos obras maravillosas de Eugène Boudin y de algunos cuadros postimpresionistas.

Mortain

Géricault pasaba sus vacaciones en Mortain desde su infancia, entre la forja y las caballerizas. En 1815, bajo amenaza de arresto durante el breve retorno de Napoleón, se refugió en Mortain. Durante esta estancia obligada pinto una serie completa de animales y naturaleza muerta. En 1849, Corot descubrió esta región rocosa y verde animada por las cascadas de la Cance. Volvió en varias ocasiones para realizar estudios que integra posteriormente en cuadros mucho más refinados destinados al Salón. En 1855, Huet llegó a Mortain para estudiar la gran cascada volviendo encantado por este rincón de la Normandía Suiza..

El castillo museo de Flers

El castillo acoge uno de los más bellos museos de la región ya que la parte dedicada a la pintura incluye el famoso Boulevard Haussman de Caillebotte, un cuadro de Courbet, uno de Boudin, uno de Corot y numerosas obras de la escuela de Barbizon.

Domfront

Es normal que el Inglés Cotman, a la búsqueda de sus orígenes normandos, quisiera representar en un magnífica acuarela esta ciudad medieval con un prestigioso pasado. Un paseo a pie por el casco histórico os convencerá de que el encanto sigue estando presente.

Corot descubrió esta región rocosa y verde animada por las cascadas de la Cance