Los secretos del Impresionismo

Todos conocemos al menos dos obras maestras de esta corriente artística, pero pocos de nosotros sabemos definir lo que es realmente el impresionisme. Os develamos algunas claves...

¿Qué es el Impresionismo?

El Impresionismo no nace espontaneamente, es el fruto de una evolución de estilo progresiva. Su alma es la impresión. Sus obras representan pura y simplemente las impresiones que sentían los pintores frente a su entorno sin preocuparse de las normas de la conocida como pintura académica. El objetivo de estos pintores es captar una vista instantánea, descomponerla por toques y dejar la libertad a los espectadores de recomponer por si mismos la imagen.

Normandía, « musa » de los impresionistas

El mismo nombre de la corriente proviene de una obra de Monet Impresión, sol naciente, pintada en Sainte-Adresse, cerca de Le Havre, en 1872. En pleno corazón del territorio normando se va desarrollar esta corriente pictórica imprescindible que sigue y seguirá dejando huella en la historia del Arte. Asociar « Normandía » e « Impresionismo » corresponde a una realidad histórica y geográfica. Esta pintura del instante nace bajo los cielos incomparables de Normandía, a lo largo de sus orillas luminosas y de sus verdes valles lejos del sombrío bosque de Barbizon.

Estas luces, tan peculiares, de Normandía inspiraron a numerosos artistas que marcaron para siempre la historia del Arte.

Delacroix pasará, de niño, sus vacaciones cerca de Fécamp. Pintará los acantilados de Etretat mucho antes que Courbet y Monet y será el primero, en El Mar desde las alturas de Dieppe, en experimentar pintar con pequeños toques en forma de coma y la juxtaposición de colores tan queridos por los impresionistas.

Millet, originario de una aldea costera del norte de la provincia del Cotentin y posteriormente residente de Le Havre, supo representar a los campesinos normandos desde muy cerca. Courbet, a partir de 1840, vino a buscar la inspiración en las costas normandas siendo un asiduo visitante de Dieppe.

Degas descubrirá muy joven el Haras du Pin. En el hipódromo de Argentan pintará sus primeras carreras ecuestres.

Renoir se reunirá en Dieppe con sus amigos Monet, Blanche y Pissarro.

Otros artistas pertenecientes a diferentes movimientos pictóricos se dejarán seducir por las musas de la naturaleza normanda a lo larsgo de los años.

Los lugares importantes y los grandes nombres del Impresionismo

Si Normandía en su conjunto fue tierra de inspiración para estos artistas, es igual de cierto que algunos lugares concretos habrán alimentado la imaginación o guardado sus creaciones.

Courbet y Corot, que representaban la vanguardia de la pintura francesa e iban a convertirse en modelos para todos los impresionistas, frecuentaron el pueblo con encanto de Saint-Céneri le Gérei en la provincia del Orne, hoy en día clasificado como uno de los más Bellos Pueblos de Francia.

Dieppe fue el primer lugar que visitaron los impresionistas. Renoir, Courbet, Blanche, Monet, Pissarro o Eva Gonzalès se reunían regularmente en sus calles. Courbet, Monet, Bazille o Corot cometían algunas infedilidades en Dieppe para acostar en sus lienzos la luz fascinante del estuario del Sena. Se alojaban, en aquella época, en el Auberge de la Mère Toutain, convertido hoy en día en La Ferme Saint Siméon en Honfleur.

Normandía fue tierra de inspiración para estos artistas

Le Havre, antes de sorprender por su arquitectura firmada por Auguste Perret, fue una « plaza fuerte » de la actividad creadora de los pintores. Pasearán por sus calles Millet, Boudin, Turner, Jongking o Monet en su juventud.

Etretat y sus acantilados han inspirado, a su vez a los pintores impresionistas.

Considerada también como una de las cunas del Impresionismo, Honfleur es la ciudad natal de Eugène Boudin, que inició al joven Claude Monet a la pintura del motivo. Numerosos son los pintores que se impregnaron del ambiente tan singular que se desprende de Honfleur. El pueblo costero es todavía una fuente de inspiración inagotable, como dan testimonio la presencia de numerosos talleres de artistas y galerias.

Por último, ¿cómo no evocar la Fundación Monet en Giverny, territorio impresionista, si es que solo existe uno? Monet eligió este pequeño pueblo de la provincia del Eure para establecer su jardín-taller donde vivirá y pintará algunas de sus más famosas obras.

El jardín, la casa con sus muebles y su decorado o el pueblo entero, son una invitación a la contemplación. Y cada estación hace del jardín un paisaje distinto. Numerosos pintores americanos también se inspiraron ahí creando, de esta manera, la « Colonia americana » de Giverny.

Fuente: La Normandie, Berceau de l'Impressionnisme, de Jacques-Sylvain Klein.

Más información

visitas imprescindibles del impresionismo