Qué ver en el Mont-Saint-Michel

Visita guiada de la abadía, observación del fenómeno de las grandes mareas, atravesar la bahía en compañía de un guía, etc. Descubre las actividades alrededor del Mont.

No te pierdas

La Abadía del Mont-Saint-Michel

Antaño, importante lugar de peregrinaje, la abadía benedictina del Mont-Saint-Michel representa uno de los más impresionantes ejemplos de la arquitectura de la época medieval,religiosa y militar a la vez., en la que hoy en día, están instaladas dos comunidades de monjes y monjas. Creyentes y no creyentes apreciaron la abadía. La terraza del Oeste es, además, el lugar ideal para admirar la bahía, sobre todo durante las grandes mareas.

A lo largo de todo el año, visitas, animaciones y conciertos de música clásica animan el día a día del edificio religioso. En verano, los paseos nocturnos en el corazón de la abadía desvelan la magia del lugar.

La presa del río Couesnon

La nueva presa del río Couesnon permite dar bastante fuerza al agua para conseguir rechazar los sedimentos hacia altamar, lejos del Mont. Más allá de su función hidráulica, la presa se funde con el nuevo concepto de acercamiento al Mont-Saint-Michel como obra de arte y de acogida al gran público.

La presa se funde con el nuevo concepto de acercamiento al Mont-Saint-Michel

Degusta el cordero "de prés-salés" (de las praderas saladas).

Criados en las praderas de la Bahía del Mont-St -Michel, los corderos "de prés salés" son famosos por su sabor inigualable, que les vale la denominación AOC. Lo que le da este sabor único a la carne, es la hierba irrigada por el agua de mar, rica en sal y en minerales que comen los animales en estos prados.

Travesías de la bahía del Mont-Saint-Michel

¡Atravesar la bahía del Mont-Saint-Michel es una verdadera experiencia! Aún hoy en día, la travesía de la bahía se efectua descalzo. La bahía del Mont-Saint-Michel es el teatro de las más grandes mareas de Europa. Por esta razón, se aconseja ir acompañado por un guía para descubrir este ecosistema único. Se puede optar por una travesía « clásica » o atípica, para descubrir las arenas movedizas

Qué ver

Qué hacer en la bahía del Mont-Saint-Michel

  • Granville está construido sobre un promontorio rocoso que cierra la bahía del Mont-Saint-Michel. Te seducirán sus playas y su casco antiguo, rodeado de murallas. Si hace bueno, podrás embarcar hacia las islas Chausey, y los 365 islotes con marea baja.
  • En Avranches, el Scriptorium, museo de los manuscritos del Mont-Saint-Michel, alberga un tesoro. Descubre el arte desarrollado por los monjes copistas y los secretos de fabricación de los manuscritos, preciosamente conservados desde hace siglos.
  • Villedieu-les-Poêles perpetúa la gran tradición artesanal alrededor del cobre.