Qué ver en Deauville

Perla de la costa fleurie, Deauville se convirtió en una referencia internacional, una cita para las estrellas de cine y los incondicionales de las carreras de caballos.

No te pierdas

> El Centro Internacional : Inaugurado en 1992, el C.I.D es el escaparate local sobre el mundo estando a la vanguardia de la tecnología para acoger a los más suntuosos eventos: una proeza técnica enterrada varios metros bajo tierra para respetar el paisaje.

> El Hipódromo : El Duque de Morny, padre del Deauville moderno y aficionado a los caballos, hizo construir este hipódromo en 1864. Hoy en día, se organizan carreras en verano y en invierno. En el centro de las pistas, tres terrenos de polo ven regularmente enfrentarse a los mejores equipos del mundo.

> El establecimiento de venta Elie-de-Brignac: Si su hall en anfiteatro sirve también de sala de espectáculo, el establecimiento sigue siendo el último punto de venta de caballos de Deauville. Un lugar sorprendente.

> La Casa de Eugène Boudin « la Breloque »: Precursor del impresionismo, el nativo de Honfleur hizo famosos los cielos de Normandía. Inevitablemente sensible a la luz del litoral de Deauville, su última voluntad fue morir en esta casa, frente al mar.

> La villa Strassburger : Inscrita como Monumento Histórico en 1975, esta casa fue erigida por el barón Henri de Rotschild en 1907 y comprada en 1924 por el multimillonario americano Ralph-Beaver Strassburger. Arquetipo de las casas solariegas locales, esta casa seduce a los visitantes con su planta baja construida en dameros de ladrillos y de piedras y su piso de entramados.

 

> El Casino : Clasificada como referencia europea, el casino actual se sitúa en el mismo lugar que el primer establecimiento abierto en 1864. Hoy en día, las luces brillan desde 1912 sobre el frente del mar y recuerdan las majestuosas y lujosas fiestas del siglo XVIII.

> El establecimiento de los baños de mar: construido en 1923, el establecimiento se compone de galerías en atriums y de piscinas de mosaicos. Aquí, podrás alquilar las legendarias sombrillas o disfrutar de las confortables tumbonas y cabinas.

Las luces brillan desde 1912 sobre el frente del mar y recuerdan las majestuosas y lujosas fiestas del siglo XVIII.

Más información

En los alrededores de Deauville