Lugares medievales que visitar en la provincia de la Manche

Descubre los lugares medievales imprescindibles en la provincia de la Manche y los demás departamentos normandos.

El Mont-Saint-Michel o "La Maravilla"

El Mont-Saint-Michel es, sin lugar a duda, el monumento medieval más emblemático de Normandía. Da testimonio de la maestría arquitectónica de los constructores de la Edad Media. Aubert, el obispo de Avranches, habría fundado el santuario en el Mont-Tombe en 708, después de tres apariciones sucesivas del arcángel san Miguel. El monte se convierte rápidamente en un lugar de peregrinación importante al que incluso llegaron a ir la mayoría de los reyes de Francia. Durante el siglo X, los benedictinos se instalaron en la abadía. Hoy en día, la abadía está abierta al público por el Centro de los monumentos nacionales, cuyo papel turístico y cultural es el de ofrecer un programa de actividades para todos los públicos.

Un paseo por las callejuelas adoquinadas de este pueblo medieval rodeado de fortificaciones permite  admirar el Mont-Saint-Michel desde diferentes puntos de vista.

Alrededor del Mont-Saint-Michel

El Escriptorial de Avranches reúne los manuscritos del Mont-Saint-Michel, preciosamente conservados desde hace siglos. Aprovecha tu estancia en Avranches para descubrir la torre del Homenaje cuyo origen se remonta a la época ducal (siglos XI - XII) y otros testimonios arquitectónicos de la Edad Media.

Granville, construida sobre un promontorio rocoso, cierra la bahía del Mont-Saint-Michel. La ciudad está rodeada de fortificaciones. Granville debe su nombre a la familia Grant, a la que Guillermo el Conquistador atribuyó estas tierras. La ciudad corsaria, que tiene la peculiaridad de tener un barrio insular, las islas Chausey, es, hoy en día, un famoso pueblo costero.

En el norte de Granville, se alza el castillo fortificado de Pirou. Esta obra maestra de la arquitectura militar medieval, es uno de los castillos fortificados más antiguo de Normandía y uno de los mejor conservados. 

Maravillas de la arquitectura sagrada

Situada en el corazón de la provincia del Cotentin, la catedral de Coutances, edificada durante las primeras décadas del siglo XIII, es, junto con el Mont-Saint-Michel, una de las joyas del arte gótico de Normandía. Durante la visita, podrás pasearte por las galerías altas de la nave y del coro.

Fundada durante el siglo XI, la abadía de Lessay ha sido reconstruida idénticamente, después de su destrucción en 1944. Lessay es conocida por su famosa feria de la Santa Cruz durante la que acuden 350 000 visitantes, cada año.

No muy lejos, la abadía de Hambye merece desviarse. Fundada en el siglo XII, forma parte de los conjuntos monásticos medievales más completos de Normandía.

Acurrucada en el valle del Thar, la abadía de La Lucerne es uno de los pocos ejemplos completos de una arquitectura premontratense  medieval en Francia. Además está rodeado de un entorno bucólico con un bosque, un parque frondoso y los vestigios de un acueducto.

Castillos, feudos y puerto emblemático

A 5 km de Coutances, descubre el castillo de Gratot, conocido todavía por la leyenda de el hada Andaine… Un entorno pintoresco, rodeado de fosos, en el que se celebran eventos festivos y culturales.

Los vestigios del castillo ducal de Gavray está construido sobre un espolón rocoso, 80 metros por encima de los ríos Sienne y Bérence. Fue fortificado en 1091 por Henri Beauclerc, hijo de Guillermo el Conquistador.

Si te paseas por Mortain, donde podrás admirar las cascadas más grandes del oeste de Francia, seguirás los pasos de Robert, hermanastro de Guillermo el Conquistador, a quien confiaron este feudo.

La historia del castillo de Gratot está relatada en bloques de granito. Se han acondicionado senderos para pasear.

Subiendo la península de la provincia del Cotentin, a 30 km de Cherbourg-en-Cotentin, se impone otra parada en Barfleur. Barfleur, hoy en día, clasificado como uno de los pueblos más bellos de Francia, fue antaño, en la época de Guillermo el Conquistador, el puerto más importante de Normandía y el puerto favorito de los duques de Normandía y reyes de Inglaterra.

En Cherbourg-en-Cotentin, la Oficina de Turismo propone descubrir el castillo, del que no queda nada en la actualidad. Gracias a una aplicación para tablet o smartphone, descubre como era este castillo fortificado…

En Saint-Lô, la Ciudad está rodeada de una muralla. Se atribuyen las primeras fortificaciones a Carlomagno para proteger la ciudad de las invasiones normandas.

En Saint-James, Guillermo el Conquistador hizo fortificar la ciudad, para protegerse de las invasiones bretonas de las que subsistieron la muralla y la Torre de la Redoute.